Labor de un administrador de fincas

La profesión de Administrador de Fincas constituye una actividad compleja, por la gran  cantidad de materias que dicho profesional debe abarcar. En el ejercicio de dicha profesión el Administrador debe tener conocimientos jurídicos, laborales, fiscales, contables, técnicos como los relacionados con el estado del edificio o la nuevas inspecciones técnicas de los edificios en materia de protección de datos, entre otros muchos.

Corresponde al administrador según lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal:
1-Velar por el buen régimen de la casa, sus instalaciones y servicios, y hacer a estos efectos las oportunas advertencias y apercibimientos a los titulares.
                           
2-Preparar con la debida antelación y someter a la Junta el plan de gastos previsibles, proponiendo los medios necesarios para hacer frente a los mismos.
                           
3-Atender a la conservación y entretenimiento de la casa, disponiendo las reparaciones y medidas que resulten urgentes, dando inmediata cuenta de ellas al presidente o, en su caso, a los propietarios.
                           
4-Ejecutar los acuerdos adoptados en materia de obras y efectuar los pagos y realizar los cobros que sean procedentes.
                           
5-Actuar, en su caso, como secretario de la Junta y custodiar a disposición de los titulares la documentación de la comunidad.
                           
6-Todas las demás atribuciones que se confieran por la Junta.


VENTAJAS DE TENER UN ADMINISTRADOR DE FINCAS EN TU COMUNIDAD:

1. Para  el presidente

-Ser nombrado presidente es una carga para cualquier propietario. Un administrador te ayudará a ejercer tu función de una manera más fácil.

-Te ahorra tiempo en la redacción o revisión de todos los documentos que necesite la comunidad.

-Te asesora legalmente, antes de tomar ninguna decisión relacionada con la Ley de Propiedad Horizontal.

-Te ayuda a conseguir resultados para que tu presidencia sea considerada eficaz.

2. Para el propietario

-La mayoría de los propietarios percibe la comunidad como algo complejo y problemático. Un administrador contribuirá a hacerte la vida más fácil en esta parcela.

-Te ayuda a sacarle el máximo partido a los presupuestos de tu comunidad.

-Te mantiene informado de lo que está ocurriendo en tu comunidad.

-Te permite contar con un profesional que actúa de intermediario imparcial en cualquier problema o conflicto entre vecinos, entre la comunidad y un vecino o viceversa.


Las Comunidades de hoy día, suelen presentar los siguientes problemas:

-Presupuestos elevados debido a una mala gestión.

-Tienen acuerdos caros y poco transparentes lo que genera ineficiencia y desconfianza.

-Poca informatización de la actuación, lo que genera mayores costes que son repercutidos a las propias comunidades.

-Se le encargan la gestión de la Comunidad a personas que carecen de conocimientos técnicos suficientes para manejar correctamente los servicios e infraestructuras de las comunidades.                                                                                            

- Un número muy elevado de morosos

Web despacho

Comentarios

  1. Buen artículo. El administrador de fincas es un concepto que en ocasiones creo que no queda demasiado claro. Con artículos como estos ayudamos a que se entienda cuáles son las funciones de una figura tan importante como esta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cuándo prescriben las deudas?

Prescripción delitos

Multas en zona azul, legal o ilegal