Régimen económico matrimonial (derecho común) parte I


El régimen económico del matrimonio será el que los cónyuges estipulen en capitulaciones matrimoniales. A falta de las capitulaciones o cuando éstas sean ineficaces, el régimen será el de la sociedad de ganancial. Cualquier  modificación del régimen económico matrimonial que se realice durante el matrimonio no perjudicará en ningún caso los derechos ya adquiridos por terceros.
Capitulaciones matrimoniales                                                                                                                                 
En capitulaciones matrimoniales podrán los otorgantes estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo. Las capitulaciones matrimoniales podrán otorgarse antes o después de celebrado el matrimonio.
Será nula cualquier estipulación contraria a las leyes o a las buenas costumbres o limitativa de la igualdad de derechos que corresponda a cada cónyuge. Para su validez, las capitulaciones habrán de constar en escritura pública.
Sociedad de gananciales                                                                                                                              Mediante la sociedad de gananciales se hacen comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, que les serán atribuidos por mitad al disolverse aquella. La sociedad de gananciales empezará en el momento de la celebración del matrimonio o, posteriormente, al tiempo de pactarse en capitulaciones.
Bienes privativos y bienes comunes                                                                                                              Aquí primero que nada hay que identificar que  bienes serán privativos de cada cónyuge y cuales se consideraran bienes gananciales.
Son privativos de cada uno de los cónyuges:                                                                                            
-Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad.                                                             
-Los que adquiera después por título gratuito.                                                                                                   
-Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.                                                                          
-Los adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges.                                                            -Los bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no transmisibles inter vivos.         
-El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos.                                                                                                                                                                 -Las ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.                                                    
-Los instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, salvo cuando éstos sean parte integrante o pertenencias de un establecimiento o explotación de carácter común.
Son bienes gananciales:                                                                                                                                        -Los obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cónyuges.                                                    -Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales. -Los adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, bien se haga la adquisición para la comunidad, bien para uno solo de los esposos.                                                                                                 -Los adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aun cuando lo fueran con fondos privativos, en cuyo caso la sociedad será deudora del cónyuge por el valor satisfecho.
   
No obstante también se considerarán gananciales los frutos, pensiones o intereses devengados durante el matrimonio. Las ganancias obtenidas por cualquiera de los cónyuges en el juego o las procedentes de otras causas que eximan de la restitución. Los bienes adquiridos por uno de los cónyuges, constante la sociedad, por precio aplazado, tendrán naturaleza ganancial si el primer desembolso tuviera tal carácter, aunque los plazos restantes se satisfagan con dinero privativo. Si el primer desembolso tuviere carácter privativo, el bien será de esta naturaleza. Se presumen gananciales los bienes existentes en el matrimonio mientras no se pruebe que pertenecen privativamente a uno de los dos cónyuges.
Por su parte se seguirán considerando privativos, las nuevas acciones u otros títulos o participaciones sociales suscritos como consecuencia de la titularidad de otros privativos. Los bienes comprados a plazos por uno de los cónyuges antes de comenzar la sociedad tendrán siempre carácter privativo, aun cuando la totalidad o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial
Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas.
Cargas y obligaciones de la sociedad                                                                                                                 Serán de cargo de la sociedad de gananciales los gastos que se originen por alguna de las siguientes causas:                                                                                                                                                     -El sostenimiento de la familia, la alimentación y educación de los hijos comunes y las atenciones de previsión acomodadas a los usos y a las circunstancias de la familia.                               -La alimentación y educación de los hijos de uno solo de los cónyuges correrá a cargo de la sociedad de gananciales cuando convivan en el hogar familiar. En caso contrario, los gastos derivados de estos conceptos serán sufragados por la sociedad de gananciales, pero darán lugar a reintegro en el momento de la liquidación.                                                                                           -La adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes.                                                                            -La administración ordinaria de los bienes privativos de cualquiera de los cónyuges.                                
-La explotación regular de los negocios o el desempeño de la profesión, arte u oficio de cada cónyuge
Los bienes gananciales responderán directamente frente al acreedor de las deudas contraídas por un cónyuge:                                                                                                                                                      -En el ejercicio de la potestad doméstica o de la gestión o disposición de gananciales, que por ley o por capítulos le corresponda.                                                                                                                               - En el ejercicio ordinario de la profesión, arte u oficio o en la administración ordinaria de los propios bienes. Si uno de los cónyuges fuera comerciante, se estará a lo dispuesto en el Código de comercio
Los bienes gananciales responderán en todo caso de las obligaciones contraídas por los dos cónyuges conjuntamente o por uno de ellos con el consentimiento expreso del otro.  De las obligaciones contraídas por uno solo de los cónyuges en caso de separación de hecho para atender a los gastos de sostenimiento, previsión y educación de los hijos que estén a cargo de la sociedad de gananciales. Y de las deudas de un cónyuge que sean, además, deudas de la sociedad responderán también solidariamente los bienes de ésta.


Disolución y liquidación                                                                                                                                         
  La sociedad de gananciales concluirá de pleno derecho:                                                                             
  -Cuando se disuelva el matrimonio.                                                                                                               
-Cuando sea declarado nulo.                                                                                                                         
 -Cuando judicialmente se decrete la separación de los cónyuges.                                                          
-Cuando los cónyuges convengan un régimen económico distinto en la forma prevenida en el Código Civil.
También concluirá por decisión judicial la sociedad de gananciales, a petición de uno de los cónyuges, en alguno de los casos siguientes:                                                                                                
 -Haber sido el otro cónyuge judicialmente incapacitado, declarado pródigo, ausente o en quiebra o concurso de acreedores, o condenado por abandono de familia. Para que el Juez acuerde la disolución bastará que el cónyuge que la pidiere presente la correspondiente resolución judicial.                                                                                                                                              -Venir el otro cónyuge realizando por sí solo actos dispositivos o de gestión patrimonial que entrañen fraude, daño o peligro para los derechos del otro en la sociedad.                                            
-Llevar separado de hecho más de un año por acuerdo mutuo o por abandono del hogar.             
-Incumplir grave y reiteradamente el deber de informar sobre la marcha y rendimientos de sus actividades económicas.                                                                                                                                                                                            
Pagadas las deudas y cargas de la sociedad se abonarán las indemnizaciones y reintegros debidos a cada cónyuge hasta donde alcance el caudal inventariado, haciendo las compensaciones que correspondan cuando el cónyuge sea deudor de la sociedad.
Cada cónyuge tendrá derecho a que se incluyan con preferencia en su haber, hasta donde éste alcance:                                                                                                                                                                        -Los bienes de uso personal                                                                                                                                      
 - La explotación económica que gestione efectivamente.                                                                                
-El local donde hubiese venido ejerciendo su profesión.                                                                                    
  -En caso de muerte del otro cónyuge, la vivienda donde tuviese la residencia habitual.
De la masa común de bienes se darán alimentos a los cónyuges o, en su caso, al sobreviviente y a los hijos mientras se haga la liquidación del caudal inventariado y hasta que se les entregue su haber; pero se les rebajarán de éste en la parte que excedan de los que les hubiese correspondido en razón de frutos y rentas.
Siempre que haya de ejecutarse simultáneamente la liquidación de gananciales de dos o más matrimonios contraídos por una misma persona para determinar el capital de cada sociedad se admitirá toda clase de pruebas en defecto de inventarios. En caso de duda se atribuirán los gananciales a las diferentes sociedades proporcionalmente, atendiendo al tiempo de su duración y a los bienes e ingresos de los respectivos cónyuges.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Cuándo prescriben las deudas?

Prescripción delitos

Multas en zona azul, legal o ilegal