Follow by Email

Compartir

Facebook

viernes, 19 de abril de 2013

Tipos de infracciones y sanciones (parte I)


Las infracciones de tráfico pueden calificarse como graves, muy graves y leves.                          
Serán consideradas infracciones muy graves:                                                                                        
No respetar los límites de velocidad establecidos legalmente.                                                              
Conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas superando las tasas permitidas, o haber consumido estupefacientes, psicotrópicos, y sustancias similares.                                                                              
No cumplir con la obligación de someterse a las pruebas de alcoholemia cuando son requeridos por la autoridad.                                                                                                                                        
Conducir de forma temeraria.                                                                                                                
Instalar inhibidores de radar y dispositivos similares.                                                                              
No identificar al conductor responsable de la infracción.                                                                  
Ocupar más  del número de plazas del  vehículo.                                                                                        
Competir o hacer carreras de vehículos no autorizadas.                                                                  
Circular sin las autorizaciones administrativas pertinentes.
Son infracciones graves:                                                                                                                      
Conducir de forma negligente.                                                                                                                          
No respetar los límites de velocidad.                                                                                                
Arrojar a la vía objetos.                                                                                                              
Conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores etc.                                        
No respetar el semáforo, ni las señales de stop o ceda el paso.                                                            
No hacer uso del cinturón de seguridad, sistemas de retención infantil, casco.                                    
Las paradas y estacionamientos en lugares peligrosos que obstaculicen.                                                
Circular sin luces en situaciones de mala visibilidad o, por el contrario, deslumbrando al resto de los conductores o usuarios de la vía.

Son infracciones leves, todas aquellas que no se encuentren entre los supuestos específicos de infracciones graves y muy graves.
Las sanciones                                                                                                                                                    
Las infracciones que hemos comentado en los párrafos anteriores serán sancionadas de la siguiente forma: Las infracciones leves  se sancionan con una multa de hasta 100 euros; las infracciones graves con multa de 200 euros; y las muy graves con multa de 500 euros.
No obstante, siempre  hay casos especiales como por ejemplo: Conducir vehículos que tengan instalados inhibidores de radar  tendrán una multa de hasta 6.000€, o  realizar obras en la vía sin autorización, con multas de entre 3.000 y 20.000 €.
También hay que tener en cuenta si no se ha  impuesto al conductor la suspensión o revocación del permiso, estos podrán aprovecharse de un beneficio de  50% de descuento sobre el importe de la multa siempre que se haga efectivo en el plazo de los 15 días siguientes a la imposición de la sanción.
La pérdida de puntos                                                                                                                                      Los conductores tendrán  12 puntos en su permiso de conducir, excepto que tengan menos de 3 años de antigüedad que entonces contaran con  8 puntos y aquellos que ya hayan perdido los 12 puntos y hayan obtenido un nuevo permiso, que tendrán también un máximo de 8 puntos. El número de puntos se reducirá por cada sanción firme en vía administrativa que se le imponga por la comisión de infracciones graves o muy graves que conlleven. Así:
Las infracciones muy graves pueden suponer la pérdida de hasta 6 puntos, las graves de 4 puntos y otras infracciones la pérdida de 3 puntos .
Los conductores no podrán perder más de 8 puntos por acumulación de infracciones en un solo día, salvo que se trate de la comisión de infracciones muy graves y así lo permita la legislación vigente.
Si los conductores sancionados con la pérdida de puntos no comenten nuevas infracciones que conlleven la pérdida de puntos en los 2 años siguientes, recuperarán los 12 puntos iniciales, salvo que se trate de infracciones muy graves, en cuyo caso tardarán en recuperarse 3 años. Los conductores que no sean sancionados podrán ser bonificados hasta alcanzar un máximo de 15 puntos en vez de los 12 iniciales.
Quién es el responsable por la comisión de una infracción de tráfico?
La responsabilidad recaerá siempre sobre la persona que la haya cometido:                                            
El titular  del vehículo: Es responsable de las infracciones referentes a la documentación del vehículo y a su estado de conservación.
El conductor ( que no tiene necesariamente que ser el propietario): El responsable de la infracción de tráfico es siempre el conductor.
El titular deberá manifestar si el infractor es él mismo o una tercera persona; si no lo hace puede ser condenado como autor de una falta muy grave.                                                                                                                                                
El fabricante: Es responsable tanto del vehículo como de sus componentes.
Que responsabilidad se puede exigir                                                                                                      
La responsabilidad derivada de una infracción de tráfico puede ser:                                    
Administrativa: Las infracciones se sancionan en función de su gravedad.                                          
Penal: Las infracciones de tráfico pueden implicar también la comisión de un delito como el de la conducción bajo los efectos de bebidas alcohólicas los que a su vez se derivan responsabilidades civiles con la finalidad de indemnizar los daños que se han causado.

Web despacho


3 comentarios:

  1. gracias por aclarármelo, ves siempre que te leo salgo mas informado y de mejor humor porque comprendo mas cosas. gracias amigo

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por comentar, me alegra mucho que sirva y que pueda aclarar dudas, un saludo amigo !

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti por comentar, me alegra mucho que sirva y que pueda aclarar dudas, un saludo amigo !

    ResponderEliminar